Procesado

En nuestra planta de procesado hemos de recibir el fruto limpio y en un estado óptimo, cuando hablamos de limpieza nos referimos libre de hojas, ramas y piedras.

Es fundamental que el fruto llegue seco, nunca debiendo de tener más de un 6% de humedad.

El tratamiento del procesado será totalmente personalizado, es decir, el productor entregará el fruto el mismo día del comienzo del procesado, pudiendo estar presente en todo momento hasta el final y pudiendo observar como su fruto se selecciona en diferentes estados.

Al final habrá unos resultados en cantidad y calidad, cerrando la operación mercantil tal y como se haya acordado con anterioridad a la entrega del fruto.