RECOMENDACIONES DE PLANTACIÓN DE PISTACHOS

Este documento contiene las principales recomendaciones para conservación y manejar plantas de pistacho previas a una plantación.

Adicionalmente puede consultar, cada uno de los pasos a realizar en el ANTES, DURANTE y DESPUÉS de una plantación de pistachos. Y por otro lado se puede consultar nuestro listado de profesionales recomendados por IberoPistacho, donde se puede pedir presupuesto de cada una de dichas tareas en caso de necesitar externalizar pasos.

Recomendaciones principales en la plantación

ETIQUETADO DE MACHOS

En la entrega de planta injertada los árboles machos van marcados con una etiqueta adherida al tronco.

PASO 1. DESPALETIZACIÓN - MUY IMPORTANTE

El primer paso a la entrega de las plantas de pistacho injertadas es la despaletización.

Una vez que la planta llega al destino en los palets cúbicos, hemos de proceder a despaletizar las plantas por su propia salud, ya que el estado de estrechez en el que se preparan para el transporte no es su estado natural. Así, en un primer paso, iremos colocando las macetas en el suelo, pegadas unas con las otras formando bloques y las regaremos con agua pulverizada.

Posteriormente y, si fuese necesario trasladar estas plantas de nuevo al no estar aún en la parcela de plantación, hemos de quitar la base de las macetas tal y como se indica en los puntos siguientes (vídeo). Es importante que el transporte de las plantas se realice con la estructura vertical de la maceta pues, así, se salvaguarda la compactación de la turba y la raíz hasta el momento de la plantación.

PASO 2. ANTES DE LA PLANTACIÓN

Una vez entregada la planta si no se planta al momento debe ser regada, y tenerla bajo cubierto para que las heladas no le afecten al sistema radicular, ya que la maceta transmite frío y el cepellón es más vulnerable. Una vez plantadas en la tierra las heladas no le afectan de manera perjudicial al estar en su entorno natural.

PASO 3. HUMEDAD ÓPTIMA

Cuando tenemos las plantas en la parcela en la que se va a desarrollar la plantación y nos disponemos a realizarla, debemos asegurarnos de que la humedad del cepellón es la óptima antes de la extracción de la planta. La HUMEDAD ÓPTIMA es aquella en la que el cepellón no se disgrega, es decir, la turba y las raíces no deben separarse. 

Si la turba estuviera demasiado seca o demasiado húmeda esto sería lo que ocurriría. En el vídeo relativo a la extracción del cepellón se puede observar cómo al extraer la planta de la maceta la turba y las raíces guardan su forma.

PASO 4. EXTRACCIÓN DEL CEPELLÓN

EXTRACCIÓN de la planta de la maceta sin dañar el cepellón: En el siguiente vídeo explicamos cómo extraer la planta de la maceta sin dañar el sistema radicular en el momento que se realice la plantación.

En el mismo vídeo puede observar el tamaño real de la planta. Desde el punto del injerto hasta la maceta suele tener unos 30-60cm, y desde el punto de injerto hasta las hojas otros 30-40 cm, sumando un total de 80 cm aproximadamente. Para la extracción del cepellón pueden utilizarse dos herramientas: el cutter que aparece en el vídeo o bien una radial pequeña a pilas. Con la utilización de la radial tendremos más comodidad, más eficiencia y más rendimiento.

PRODUCTO ENRAIZANTE

Nuestra recomendación es aplicar un producto enraizante para que este pueda estimular el agarre de la planta y un buen crecimiento. El pistachero en el primer ciclo vegetativo necesita de apoyo para tener un desarrollo radicular eficiente, es por ello, de nuestra recomendación. Existen empresas que tienen productos de calidad, estando éstas en el listado de empresas y profesionales de IberoPistacho.

APORTACIÓN DE HUMUS

Nuestra recomendación es aportar de 3 a 4 kilogramos por planta, siendo en el mismo instante de la plantación, es decir, según vamos plantando, ir mezclando el humus con la tierra que utilizamos para tapar el cepellón, quedándose el nivel del suelo de dos a tres centímetros por debajo del punto de injerto. Esto nos dará una buena textura en el suelo, por ende, será un beneficio para la planta.

PASO 5. PLANTACIÓN: PUNTO DE INJERTO

A la hora de plantar el PUNTO DE INJERTO debe quedar de dos a tres centímetros por encima del nivel del suelo, si no es así, corremos el riesgo de que la planta se “franquee“, entendiéndose, con la proliferación de raíces en el material vegetal correspondiente a la variedad productora (macho y hembra). Esto hemos de evitarlo con esta acción que recomendamos, ya que, si nos sucediese sería nefasto para el crecimiento futuro de la planta.

PASO 6. RIEGO DE ASIENTO

Fundamental el RIEGO DE ASIENTO, teniendo que ser como mínimo de 50 litros de agua una vez esté la planta puesta. Este agua tiene 2 objetivos fundamentales, el primero es eliminar las cavidades de aire del terreno y, segundo, aportar humedad al terreno para que el cepellón no la pierda.

Se debe de realizar un segundo riego de asiento a los siete días de haber realizado el primero, siendo la clave principal en el éxito del agarre

Si prevemos que se darán heladas en los días que aplicamos ambos riegos de asiento, deberemos cubrir el alcorque con tierra seca, protegiendo de este modo las raíces ante una posible helada.

PASO 7. TUBO PROTECTOR

Debemos colocar el TUBO PROTECTOR microperforado parcialmente, con doble capa y de polipropileno, de modo que la altura libre de este sea, como máximo, de 60 centímetros. De esta manera, se permite el paso de la luz solar para que la planta pueda realizar sus funciones vitales.

El protector debe de introducirse en la tierra al menos 5 centímetros y, el aporcado que surge al realizar el alcorque aportará cinco centímetros más de sujeción. El alcorque nos servirá como depósito circular de los cincuenta litros de agua que vamos a dar en el riego de asiento.

PASO 8. TUTOR

En el último paso colocaremos el TUTOR de acero galvanizado de la planta. La planta de pistacho necesita mantener su estructura a través del tutor al menos por cinco años. El tutor debe ser de al menos 1,5 metros, introduciendo con una maza de mano aproximadamente 0,40 metros en el suelo.

Los 1,10 metros sobrantes en el exterior son suficientes para la formación del futuro árbol, pues este tendrá su inicio de brazos entre 0,95 y 1 metro. La planta se ha de sujetar al tutor, pero no fijarla. Entendemos por sujetar que, el atado de la planta (siempre elástico) deje un espacio de al menos el dedo de una persona adulta para que el tronco pueda tener movimiento a través del viento y se pueda desarrollar de manera natural. Si fijásemos estamos dejando una pieza compacta entre el tronco de la planta, el atado y el tutor, siendo nefasto para el desarrollo de la planta.

Para cualquier consulta relativa a la plantación, puedes agendar una llamada.

Ir arriba