El pistachero, una planta dioica. Orígenes, características y requerimientos

¿Qué es una planta dioica?

ORIGEN

El pistachero, una planta dioica. Los primeros fósiles del género Pistacia se encontraron en la isla de Madeira y datan de la era terciaria. Explicamos porque es dioica.

Las diferentes especies de este género se difundieron por áreas muy diversas; en el caso del pistachero su origen se localiza entre Asia occidental y Asia menor, siendo la Pistacia Vera la más común.

El cultivo del pistacho es antiquísimo, pues era conocido por los egipcios, griegos y romanos; se introdujo en Italia desde Siria en el siglo I y posteriormente su cultivo se extendió al resto de los países de la cuenca mediterránea.

El cultivo del pistachero se introdujo en España en la época romana, dando mucha importancia a este fruto seco de cáscara dura.

Fue desarrollado por los árabes y desapareció en la Edad Media con los moriscos, tal vez por la eliminación de árboles machos improductivos y sus consecuencias. La reintroducción comercial del cultivo se produjo en 1980 a través de comerciantes y agricultores Ilerdenses.

En Estados Unidos fue introducido a mediados del s. XIX por Charles Mason, quien los distribuye para su cultivo experimental en California, Texas y algunos estados del sur. A partir de 1929, por iniciativa estatal, se reúne material vegetal y documentación, constituyéndose el centro experimental de Chico en el estado de California.

A partir de ese momento la investigación evoluciona y es a partir de los años 70 cuando comienza la producción a nivel comercial en Estados Unidos, estableciendo un volumen alto y en crecimiento a partir de los años 80.

IMPORTANCIA ECONÓMICA Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

Los principales países productores de pistachos por orden de importancia son la República Islámica de Irán, Estados Unidos (California), Siria, Turquía, China, Grecia e Italia, estando España en crecimiento para introducirse en esta lista, siendo con plantas injertadas de pistacho con marca España.

Su producción ha aumentado de forma sostenida en los últimos años y se prevé el aumento del consumo por los aportes beneficiosos que tiene al cuerpo Humano y también debido a una mayor aceptación por parte de los consumidores de Estados Unidos, de la Unión Europea y de los países latinoamericanos, con la expansión del cultivar Kerman de alta calidad.

Alemania es el mayor importador mundial; le siguen España y Francia y los países de Oriente Medio. Estados Unidos se autoabastece con la producción californiana.

En cuanto a España, la reciente implantación y su lenta expansión son determinantes de la escasa importancia económica que aún reviste.

Sin embargo, puede considerarse como cultivo potencial para determinadas áreas áridas y semiáridas, donde las alternativas de cultivos de secano son escasas, y en regadío está experimentando un crecimiento exponencial por la rentabilidad que crea en comparación con otros cultivos ya muy asentados por cientos de años.

El pistachero es uno de los frutales menos explotados, entre las posibles causas podemos citar:

  • El largo período que se requiere para la entrada en producción (empieza a dar sus primeros frutos en el quinto año de su plantación y no llega a la plena producción hasta el décimo año, siendo el rendimiento medio por árbol de 10 a 12 kilogramos).
  • Elevado coste del material vegetal por las dificultades de propagación de la especie.
  • Falta de conocimientos y experiencias sobre las variedades cultivadas.
  • Dificultad de arraigo de los árboles en las nuevas plantaciones y vecería de los adultos.
  • Empleo de tecnología de producción de alto nivel.

En cualquier caso, se ha demostrado la viabilidad y rentabilidad del pistachero como cultivo alternativo para muchas explotaciones agrícolas, debido por un lado a su adaptación a diferentes áreas ecológicas y por otro al aumento de la expansión comercial de su fruto y de la planta injertada, asentándose cada vez más entre los productores.

Países

Producción de pistachos (tn)

República islámica de Irán

120.000

Estados Unidos

90.720

Siria, República Árabe

37.436

Turquía

35.000

China

26.000

Grecia

6.200

Italia

1.500

Túnez

1.300

Pakistán

200

Madagascar

160

España

150

México

60

Marruecos

30

Chipre

20

El pistacho (Pistacia vera L.) es un árbol caducifolio dioico perteneciente a la familia Anacardiaceae, de ramificación abundante y copa amplia.

Su desarrollo es lento, pero la planta es muy longeva: de 150 a 300 años según diferentes autores. En realidad, los injertos de los hijuelos del terebinto en la base del tronco permiten la continua renovación de la planta.

La corteza de los ramos del año es de color amarillo-rojizo, gris-ceniza en las partes más jóvenes y gris oscuro en las menos jóvenes.

Porte: de 5-7 m de altura, de hábito abierto, que tiende a inclinarse, por tanto, inicialmente puede requerir el empleo de tutores.

El tronco suele ser corto y la corteza rugosa de color gris, abundante ramificación y copa densa.

Sistema radicular: Es penetrante y superficial. Penetra a gran profundidad buscando agua y sales nutritivas, por esta razón pueden tener éxito en suelos y climas donde otras especies no prosperan. Cuando las raíces superficiales son numerosas, el árbol es más vigoroso, desarrolla bien su copa, dando una mayor fructificación y con regularidad, dependiendo fundamentalmente de la disponibilidad de agua y nutrientes.

Hojas: pinnadas, con 3 o 5 foliolos, lanceoladas u ovaladas, subcoriáceos, de color verde oscuro en el haz y más pálidas en el envés. El follaje se torna rojo-anaranjado en otoño y resulta de gran interés ornamental.

Flores: Por ser una planta dioica, las flores masculinas y femeninas se encuentran en pies distintos. Éstas son pequeñas, apétalas, de color verde-pardusco y aparecen en racimos o panículas axilares.

Las flores nacen sobre cortas ramas laterales ramificadas, antes de que broten las hojas; se desarrollan el año anterior, a partir de yemas situadas en la axila de las hojas (yemas de flor) de los tallos que están creciendo.

Fruto: drupa monosperma rica en aceite (contenido medio próximo al 55 %) de 0.2-2,5 cm de longitud, ovalado, seco, con cáscara dura y lisa. La semilla es la parte comestible, compuesta por dos cotiledones voluminosos de coloración verde o verde amarillenta con tegumento rojizo. Su peso es aproximadamente de 1.40 gramos.

Polinización: es anemófila. En la plantación deben colocarse pies masculinos y femeninos en relación uno a ocho o diez, respectivamente, aunque no existe ninguna regla fija, o bien árboles masculinos injertados sobre pies femeninos para que la polinización sea idónea.

REQUERIMIENTOS EDAFOCLIMÁTICOS

Clima

El pistachero es una especie adaptada a climas templados y secos y pueden considerarse los 45º de latitud norte como el límite septentrional de su cultivo en Europa y Asia.

En Estados Unidos puede llegar a soportar temperaturas de 38ºC y en Irán hasta de 45ºC, pero su resistencia a las altas temperaturas disminuye cuando la sequedad atmosférica es muy prolongada y es entonces cuando aparecen quemaduras en hojas y tallos jóvenes, llegando a paralizar el desarrollo de los frutos.

Se adapta bien a zonas con un largo y seco verano e inviernos con un mínimo de 800 horas de frío (horas con temperaturas por debajo de los 7º C) para la salida de la dormancia.

Los cultivares seleccionados en Israel con bajas necesidades en frío invernal son “Nazaret 4”, “Sfax”, “Cypre D” y los clones masculinos “Nazaret 1”, “Alumoth 29” y “Chico 23”.

Es una planta muy resistente a la sequía (superior a otras especies frutales) y a las altas temperaturas del verano, pero no tolera un exceso de humedad.

Es una planta heliófila y requiere ser plantada en lugares soleados. Esta condición es básica para obtener árboles sanos, vigorosos y productivos y ser menos susceptible al ataque de plagas y enfermedades que aquellos ubicados en zonas sombreadas.

El pistachero resiste a los vientos secos y violentos, sin embargo, le favorecen las brisas suaves, aumentando el porcentaje del cuajado de frutos, dado el tipo de polinización anemófila, disminuyendo a su vez el desarrollo de enfermedades criptogámicas.

Suelo

Puede desarrollarse en una amplia gama de suelos (pobre, calcáreos, altamente alcalinos o ligeramente ácidos, salinos…), aunque prefiere los franco-arenosos, profundos, bien drenados, con valores de pH comprendidos entre 6 y 8. El contenido calcáreo no debe ser inferior del 10%, siendo muy importante este elemento en la formación de los frutos, al tratarse de una especie especialmente calcícola. Soporta muy bien el zinc, pues sus raíces lo absorben selectivamente. Se ha comprobado que el pistachero injertado sobre Terebinthus, vive en terrenos poco profundos, pedregosos y hasta en medio de rocas.

En terrenos profundos y fértiles (poco empleados para el pistachero) se obtienen muy buenos resultados, llegando a duplicar la producción.

PROPAGACIÓN

La multiplicación generalmente se realiza mediante injerto de las variedades comerciales sobre patrones francos de especies afines (P. Atlántica, P. Terebinthus y P. Integérrima), debido a su vigor y resistencia a nematodos y hongos del suelo. Más raramente por acodo, estaca o renuevos.

Los principales países productores sólo emplean dos métodos de propagación: semilla e injerto; aunque en los últimos años Estados Unidos e Italia vienen desarrollando el cultivo in vitro.

La tecnología de la propagación del pistachero no está del todo conseguida razón por la cual investigación y desarrollo van unidas en la actualidad.

Los viveros es la gran limitación del desarrollo de este cultivo, dadas las dificultades de multiplicación de la especie (siembra, germinación, manipulación, injertado y trasplante). En España los viveros productores de planta injertada disponen sobre todo de variedad femenina, Kerman y una masculina, Peter; ambas sobre portainjertos de Pistacia Atlántica, Pistacia Terebinthus y UCB1. La planta suele venderse injertada y en contenedor de 2 litros, dada la dificultad de su trasplante a raíz desnuda, yendo a menos en este último formato.

FLORACIÓN Y POLINIZACIÓN DIOICA

La floración del pistachero precede a la foliación y es gradual, tanto en las plantas masculinas como en las femeninas, y también en la misma inflorescencia, en la cual comienza desde la base para extenderse hacia el ápice.

El pistachero se caracteriza por una antesis escalonada que se dilata durante un mes desde final de marzo o primeros de abril.

Al tratarse de un árbol dioico (planta dioica) es imprescindible distribuir en las plantaciones un número adecuado de plantas masculinas con antesis contemporánea en relación a las femeninas.

Una buena polinización es indispensable para obtener una producción cualitativa y cuantitativamente importante; la calidad del polen depende del estado nutritivo y sanitario del árbol y de las condiciones climáticas.

Los granos de polen son de color amarillo claro y ovoide. El estigma es receptivo al polen durante 4-5 días y las flores masculinas permanecen viables 1-2 días, mientras que la caída de las flores puede llegar a ser del 90-98% y la de los frutos se produce dentro de las dos semanas después del cuajado. La fructificación tiene lugar sólo sobre madera de dos años y la diferenciación de las yemas de flor se produce en el otoño anterior a la floración.

En caso de efectuar la polinización artificial, la producción aumenta, obteniéndose frutos llenos y uniformes. En cuanto a la cantidad de polinizadores y a su distribución en el cultivo, varían mucho dependiendo principalmente de la producción de polen por flor y por árbol, utilizándose una relación del 7 a 10% de árboles machos.

Para asegurar la polinización hay que trabajar con polinizadores de floración escalonada que abarquen el rango de días de la floración de las plantas hembras, ubicando aproximadamente el comienzo y fin de la floración, lo cual nos obliga a tener polinizadores de floración precoz, floración media y floración tardía, que aun perdiendo algo de superficie de producción nos asegura un buen cuajado de los frutos.

Otra alternativa consiste en injertar sobre un pie macho variedades polinizadoras.

La baja cantidad de producción de frutos con semillas bien formadas se debe a la imposibilidad de que el polen llegue al estigma receptivo, y a la elevada degeneración de las flores también después de la polinización artificial.

La producción de frutos vacíos es el resultado de la partenocarpia y del aborto seminal.

Como dato relevante de este cultivo mencionamos el hecho que florece un mes y medio después que el almendro, no afectándole en consecuencia las heladas tardías.

VARIEDADES

Generalmente las variedades de pistacho se clasifican de acuerdo con su lugar de origen o de cultivo y cada país tiene sus propias selecciones, cuyas diferencias radican fundamentalmente en el color y tamaño de la semilla, la época de recolección y su tendencia a dar frutos llenos.; esto exige que tenga que asegurar la fecundación de las flores con un número correcto de polinizadores adecuados.

Kerman es la preferida por los consumidores, productores y procesadores, debido a su excelente calidad, rendimiento, fácil desprendimiento del árbol durante la recolección, tamaño por encima de la media, desprendimiento de la cáscara sin dificultad y fácil apertura; aunque está caracterizada por una pronunciada alternancia en la producción.

Fue desarrollada en Chico, California, a partir de semillas procedentes de Irán e introducida en 1957 para su uso comercial.

Requiere alrededor de 1.000 horas de frío invernal, existiendo casos de ser viable con menos de 1.000 horas de frío invernal.

Napoletana es vigorosa y con una copa densa y amplia. Los ramos de un año son gruesos y se rompen al doblarlos. La floración es gradual y en general tiene lugar desde mediados de abril a mayo. La maduración de los frutos es medianamente precoz y gradual, entre finales de agosto y principios de septiembre.

El endocarpio es de forma elíptica con la parte apical redondeada, frecuentemente es dehiscente en el ápice. La semilla es cilíndrica y de forma alargada regular. El rendimiento es semilla es del 40-50% respecto a los frutos descascarados.

El cultivar masculino estándar es Peter (planta dioica), que se caracteriza por una buena producción de polen y floración coincidente con la de cultivares de floración temprana.

Conclusiones

Como bien se expone en el texto de este artículo, una especie dioica es cuando participan un macho y una hembra en el acto de la polinización, es decir, que han de estar los dos para que se pueda dar tal hecho.
Las especies dioicas (como la pistacia vera) las podemos considerar menos evolucionadas a lo largo de la línea del tiempo.
Es muy importante el acto de la colocación estratégica de los machos, haciendo sinergia con el viento dominante en el momento de la polinización, siendo este de corto espacio de tiempo.

Elige la fecha y la hora que mejor te venga. Charlamos hasta 20 minutos para resolver tus dudas con el cultivo del pistacho.

7 comentarios en “El pistachero, una planta dioica. Orígenes, características y requerimientos”

  1. Pingback: Verticillium, el gran enemigo del pistachero - iberopistacho

  2. Pingback: El cultivo pistacho: una oportunidad para zonas rurales desfavorecidas - iberopistacho

  3. Pingback: Las 9 variedades de pistacho más populares - iberopistacho

  4. Pingback: Precio del Pistacho - iberopistacho

  5. Pingback: Árbol pistacho - iberopistacho

  6. Pingback: El árbol del pistacho y sus variedades - iberopistacho

  7. Pingback: Características del pistachero - iberopistacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ir arriba