Las yemas del pistacho

Las yemas del pistacho

Tipos de yema en el árbol del pistacho

Las yemas del pistacho son de dos tipos:

  • Yemas vegetativas o de madera.
  • Yemas fructíferas o de flor.

Cuando termina el invierno, los dos tipos de yemas, comienzan a hincharse, es decir, comienza la brotación. Las primeras que lo hacen son las yemas de flor y a partir de ahí su evolución es diferente a las yemas de madera. Para distinguirlas el mejor momento es el inicio de la brotación.

Las yemas de flor

Estas yemas son de mayor tamaño que las vegetativas. Pueden ser masculinas o femeninas y su desarrollo más temprano o tardío depende del cultivar o variedad y también del vigor del portainjerto.

Las yemas de madera

Son más puntiagudas que las de flor. En determinados casos y en algunos cultivares concretos pueden llegar a confundirse con las florales antes de la brotación. Su crecimiento es longitudinal.

Transformación o diferenciación de las yemas del pistacho

A partir del segundo o tercer año del injerto y de manera progresiva, cada vez más yemas vegetativas se van diferenciando de las florales, ya sean masculinas o femeninas.

La brotación de las yemas florales ocurre 12 meses después de su diferenciación y está condicionado por la estación del año en la que estemos, es decir, que pasan de estar paralizadas en invierno a reanudar su formación en febrero-marzo para florecer a finales de abril y de nuevo se paran cuando el calor es mayor (verano) dónde se produce la caída de yemas de flor, coincidiendo con el desarrollo del fruto, para reanudar en octubre con la formación del pistilo, después de la cosecha. Llega el invierno se paran y se inician para completarse de febrero a marzo justo antes de iniciarse de nuevo la floración.

La brotación del pistachero

Floración (el desarrollo de las yemas florales del pistacho)

La floración comienza a primeros de abril en los cultivares tempranos y a finales en los cultivares tardíos. Se puede considerar plena floración cuando la mayoría de los estigmas del árbol femenino son visibles y por tanto receptivos al polen. Esto puede durar entre 7 y 25 días.

De aquí la importancia de que los árboles masculinos coincidan en su máxima floración al tiempo que los árboles femeninos y pueda darse la polinización. Por ello, cada variedad hembra debe tener su polinizador macho en concreto, para coincidir en su floración.

Las yemas del pistacho

Polinización

Cuando el polen llega al estigma, comienza su germinación. El proceso debe ser sincronizado para que se produzca la fecundación, es decir, el crecimiento del tubo polínico y la fertilidad del óvulo. Una polinización tardía puede impedir por tanto la fecundación. Todo esto sucede en las 24-36 horas posteriores a la polinización.

Polinización del árbol de pistacho

El desarrollo de las yemas vegetativas del pistacho

Las yemas vegetativas tienen un período distinto de desarrollo a las florales, puesto que solo realizan la parada invernal y su desarrollo o brotación se inicia justo después de la floración, sobre la segunda quincena del mes de abril y continúa hasta agosto.

A lo largo del desarrollo vegetativo se producen varios crecimientos separados entre sí por entrenudos. El primer crecimiento es muy rápido con un centímetro diario, hasta finales de junio.  En este crecimiento es donde se localizarán las yemas que darán fruto al año siguiente.

Después habrá un segundo crecimiento hasta finales de agosto o primeros días de septiembre.

Al igual que la producción de cosecha, el desarrollo del brote vegetativo es alternante, es decir, el crecimiento de un año se ve reducido al año siguiente. El mayor crecimiento se observa en los años de mayor producción. La disponibilidad de almidón es determinante en este crecimiento, es decir, que los años con menor fruto hay más reservas y por tanto al año siguiente se produce mayor crecimiento vegetativo.

Las yemas del pistacho y el injerto

La yema es el elemento a injertar sobre el portainjerto y es la que formará la parte aérea del árbol y, por lo tanto, la que nos proporcionará pistachos o polen en función de que su cultivar haya sido femenino o masculino, respectivamente.

La plantación madre o pies madre

Las condiciones del cultivo en las plantaciones madre influyen en la capacidad de estas para producir yemas para el injerto (yemas vegetativas).  Durante digamos el período juvenil del árbol de pistacho se pueden extraer este tipo de yemas de la mitad de cada vareta durante varios años. Si las condiciones de la plantación (suelo, riego, abonos, portainjerto vigoroso, etc.) son ideales, el tiempo del que podremos extraer estas yemas vegetativas aptas para el injerto es mayor.

En IberoPistacho seleccionamos cuidadosamente nuestros campos madre, de los cuales extraemos las yemas para el injerto en nuestros viveros. Una planta de calidad se obtiene con la certificación de su origen en cuanto a su variedad y vigor. Gracias a esta selección podemos tener una planta injertada de pistacho de total confianza.

Tipos de injertos a yema

Creación de un pie madre

Otro aspecto importante de estas plantaciones madre es el tipo de poda que se les realiza. Deben podarse anualmente en pulgares con el objetivo de asegurar que todas las yemas generadas sean de madera o vegetativas y no de flor. Estos campos madre pueden suministrar yemas aptas para el injerto de forma continua año tras año.

Existe la posibilidad de transformar en pies madres algunos árboles adultos de una plantación, aunque ya hayan comenzado a producir frutos o polen. Esta transformación se lleva a cabo de forma paulatina a lo largo de dos o tres años, con fuertes podas y sin olvidar riego y abonado. Luego se empezaría a dejar pulgares como si fuera una planta joven.

También existe el proceso contrario por el cual un pie madre puede ser transformado en un árbol que de fruto (cultivar femenino) dejando de realizarle la poda en pulgares para recuperar la formación lo más alta posible.

Conclusiones

Como bien se ha expuesto en él texto, están las yemas vegetativas y las yemas de producción o fructíferas, debiendo de haber un equilibrio entre ambas, marcándolo a través de la poda, riego y abonado.
Cada año (ciclo vegetativo) será diferente y por ello cada año hemos de actuar de manera singular.

Suscríbete a nuestro canal de YouTube, todo el asesoramiento gratuito sobre el cultivo del pistacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ir arriba