Gomosis

De la serie de artículos de posibles enfermedades que pueden afectar al pistachero, en este en particular vamos a hablar de la Gomosis. Su nombre científico es Phytophthora Citrophthora.

Cuando la primavera o el verano es lluvioso o cuando el terreno dónde se ubica la plantación es un terreno pesado y con riegos abundantes, puede darse esta enfermedad, la Gomosis. Ya que el agua es el medio a través del cual más se puede expandir. Puede penetrar a través de la corteza debilitada del árbol de pistacho, por ejemplo, por lesiones producidas por los aperos o también picaduras de insectos. Estas esporas que infectan la planta pueden permanecer desde varios meses, hasta dos años en el cultivo o la tierra.

Derrames de savia gomosa en el tronco del árbol de pistacho.

Se produce un decaimiento lento y progresivo del árbol. El color verde de las hojas puede tornarse amarillo.

¿Qué es la Gomosis?

La gomosis es una afección inespecífica en la que la savia gotea desde una herida en el árbol.

La Gomosis puede ser causada por cualquier herida en la corteza del árbol del pistacho. Cualquier acción que puedas tomar para prevenir las heridas de la corteza también ayudarán con la prevención de la Gomosis. Incluyendo daños provocados por el clima invernal (heladas), daño producido por enfermedades o simplemente el daño ocasionado por una herramienta de trabajo.

Hacer una zanja alrededor (una olla) a la base del árbol, por ejemplo, para el riego con cuba, hay que hacerlo de manera que la herramienta de trabajo no provoque heridas en la corteza del árbol. Toda medida suma. La realidad es que, si dañas la corteza, es posible que pronto estés buscando tratamiento de Gomosis.

Otra medida preventiva muy importante es que trates de plantar tus árboles de pistachos en los mejores sitios posibles para evitar el daño del invierno. Asegúrate de seleccionar sitios protegidos contra el viento con suelos bien drenados. Evitar a toda costa plantar los árboles en suelos que sean susceptibles de inundaciones.

Regar lo suficiente en las estaciones más secas, además, si mantienes tu árbol de pistacho saludable también limitarás los ataques de insectos barrenadores.

Gomosis.

Medidas preventivas

Evitar los encharcamientos en las parcelas. Para ello es interesante el cultivo en mesetas para favorecer el drenaje de las aguas pluviales.

Controlar un buen manejo del riego para evitar los encharcamientos y mantener los goteros alejados de la base del tronco.

Evitar el compactamiento del suelo favorecerá esta evacuación de aguas. En este sentido también es adecuado mantener una cubierta vegetal del suelo en otoño para evitar que las salpicaduras de lluvia alcancen los frutos.

Mantener a una altura adecuada el injerto para evitar el contacto de la variedad con el suelo. Evitar las protecciones plásticas impermeables del tronco, que favorecen la acumulación de agua y las infecciones.

Tratamientos que requieren los pistachos

Tratamiento

Si encuentras derrames de savia gomosa en tus árboles de pistachos, es hora de aprender a tratar la Gomosis. Cuanto antes detectes el problema, mayor será la probabilidad de que puedas salvar el árbol.

Lo primero que debes hacer si tu árbol de pistacho muestra signos de Gomosis es corregir cualquier problema de drenaje.

Otro paso en el tratamiento de la Gomosis consiste en eliminar la corteza enferma. Es muy importante para tratar la Gomosis, eliminar las savias gomosas y toda la corteza muerta que la reconocerás porque es más oscura que la corteza sana, esto lo vas a hacer con un cuchillo bien afilado. Una vez que retires la corteza muerta, retira una capa de corteza sana hasta que la herida esté rodeada por un margen de corteza sana. Obviamente deberás esterilizar muy bien las herramientas de poda antes y después de hacer esta tarea.

Una vez hecho esto, deja que el área se seque. Sigue revisando el área y repite el recorte de corteza si es necesario.

Luego hay que aplicar sobre las heridas que hemos recortado un fungicida a base de cobre. Como prevención, en adelante, se aplicarán fungicidas sistémicos a base de cobre y azufre en otoño y en primavera antes de la floración.

Se podrán utilizar, en el caso de que existan, los productos fitosanitarios autorizados para este uso en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Árbol afectado de Gomosis

Tratamientos a base de cobre

El cobre aparece en el Mercado bajo diversas combinaciones químicas entre las que destacan: hidróxido cúprico, oxicloruro de cobre, óxido cuproso, sulfato tribásico, sulfato cuprocálcico, sulfato de cobre pentahidratado, sulfato de cobre y sulfato de cobre neutralizado con hidróxido cálcico (caldo bordelés). En el Mercado se presenta en forma de gránulos dispersables en agua (WG), gránulos solubles en agua (SG), polvo mojable (WP), polvo para espolvoreo (DP) o suspensiones concentradas (SC).

Son muy frecuentes las asociaciones de cobre en dos formas químicas diferentes y las de cobre con uno o dos fungicidas orgánicos. En general pretenden potenciar la actividad sobre algún patógeno o grupo de patógenos concreto, ampliar el campo de acción o bien complementar la forma de actuar.

Conviene insistir en que es aconsejable que las formulaciones con fungicidas sistémicos, aun cuando se consigue acción preventiva y curativa con buen efecto de choque y larga actividad residual, se utilicen en tratamientos preventivos con lo que disminuye la posibilidad de que aparezcan cepas de hongos resistentes. En su aplicación hay que tener en cuenta las limitaciones del cobre y las del otro u otros componentes.

Las formulaciones con maneb, mancozeb y propineb tienen como finalidad mejorar la acción sobre: alternariosis o negrón de las hojas (Alternaria sp.) (alternariosis, negrones), Septoria sp. (septoriosis), antracnosis de los cítricos (Glomerella cingulata) (antracnosis del naranjo y otros cultivos leñosos), y otras enfermedades producidas por hongos endoparásitos. Deben consumirse durante la campaña en la que se fabriquen ya que los ditiocarbamatos se degradan y con el tiempo el producto puede perder efectividad.

Ecológicos:

  • Por lo menos algunas poblaciones del pie Pistacia Terebinthus L. podría ser resistente a esta enfermedad.
  • Evitar terrenos excesivamente húmedos (con elevada proporción de arcilla y de regadío).
  • Analizar previamente el agua de riego.
  • Oleato potásico.
  • Equisetum arvense L.

Convencionales:

  • No existen tratamientos eficaces.
  • Mefenoxam, etridiazol, propamocarb pueden reducir la enfermedad.

Conclusiones

La Gomosis como con cualquier hongo hay que combatirlo antes de que se manifieste, siendo a través de la prevención.
La prevención es barata y está asentada en la observación y anticipación, siendo las armas más importantes.
La utilización de fungicidas preventivos han de aportarse cuando las esporas aún no eclosionaron, estableciendo un calendario desde abril hasta julio, con intervalos de 3 semanas, 21 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ir arriba

Gestionamos tu cosecha

Si quieres conocer las condiciones de gestión y procesado de pistacho para la campaña 2022, haz click aquí: