La sequía en España

La sequía en España

La sequía meteorológica es un fenómeno descrito según las precipitaciones acumuladas. La Agencia Estatal de Meteorología empezó a ver que desde junio pasado amplias zonas del territorio español entraban en esta fase. 2019 es el tercer año con menos precipitaciones del siglo. España se está bebiendo en un año la bonanza hídrica de 2018.

La escasez de precipitaciones, en la región de Castilla la Mancha, y en muchas regiones de España, empieza afectar a las reservas hídricas de las diferentes cuencas, pantanos y embalses de nuestra geografía. Esto nos afecta a todos y por supuesto también a los diferentes cultivos.

La reserva en algunos pantanos está por debajo del nivel del año pasado en estas fechas

Pero a hay cultivos como el pistacho que una vez que el árbol ha desarrollado su sistema radicular, es un árbol muy resistente a la sequía adaptada a nuestro clima peninsular en zonas interiores. El pistachero es un árbol originario de zonas desérticas y salinas, capaz de sobrevivir en condiciones climatológicas adversas.

Estamos teniendo variaciones dispares en las precipitaciones, se puede referir al cambio climático. Pero, en cualquier caso, esto afecta al cultivo del pistacho en sus primeros ciclos vegetativos, pues debe tener un riego deficitario en su desarrollo inicial.

La sequía aflora en los pantanos

Los embalses ciudadrealeños de la Confederación Hidrográfica del Guadiana acaban agosto al 26 por ciento de su capacidad.

La propia Confederación del Guadiana se admite una «preocupación razonable» teniendo en cuenta las precipitaciones en lo que va de año. Si nada cambia en septiembre, el año hidrológico concluirá con una precipitación media de un 16% inferior a la media de los últimos años. Hay zonas metidas de lleno en los que es posible hablar de sequía meteorológica, donde el déficit hídrico supera el 25 por ciento.

Las exigencias del consumo de agua no han descansado: en un año, el agua embalsada ha pasado de 34.700 a 27.000 hectómetros cúbicos. Desde el 62% de media de la capacidad que había a esta altura del año hidrológico en 2018, al 48% de media registrado actualmente.

El Pistacho ” Un oasis en el desierto “

Precipitación acumulada en el año hidrológico (Fuente AEMET)

Se puede observar que gran parte del territorio tiene una precipitación acumulada de 400 mm hacia abajo. La precipitación óptima para el cultivo del pistacho es entre 500 y 600 mm anuales. Se puede producir, en secano, en zonas con menor pluviometría pero los rendimientos son inferiores.

Al cultivo del pistacho no le va bien la humedad ambiental sobre todo a partir del mes abril, que es cuando se produce la polinización.

Porcentaje de precipitación acumulada en el año hidrológico (Fuente AEMET)

Se puede observar en el porcentaje de la precipitación acumulada que casi todo el territorio nacional (zonas en naranja y amarillo) están por debajo de lo que se considera normal, es decir, con respecto a los datos obtenidos entre 1981 y 2010.

Zonas de España donde el pistacho es una alternativa

La superficie de cultivo de pistacho en España ha aumentado casi un 50% en el último año, elevando a más de 2.000 toneladas la producción total de este fruto en nuestro país. El cultivo del pistacho es un cultivo que se están posicionando como una alternativa muy interesante para las zonas áridas, de secano y cerealistas de España.

Distribución del cultivo de pistacho por comunidades en 2018

IberoPistacho realiza asesoramiento gratuito, le recomendamos realizar un registro en nuestra web de venta de planta injertada facilitando sus datos personales y posteriormente abrir una petición de asesoramiento por e-mail o bien por teléfono donde le enviaremos un estudio de viabilidad completo para su zona (ubicación de su finca) y tamaño de plantación, sin compromiso.

España es el único país con potencial para cultivar porque tenemos una gran cantidad de superficie apta climatológicamente, muy superior a Grecia o Italia.

Conclusiones

Desde tiempos remotos los Seres Humanos han vivido el rigor de la sequía, el rigor de la falta de agua, provocando movimientos de comunidades de un lugar para otro.
Al pistacho se le conoce como el árbol del desierto, pero no es cierto del todo, ya que es una planta tremendamente versátil, pudiendo desarrollarse con diferentes aportaciones hídricas, siendo verdad que es la planta leñosa en cultivo que más aguanta la falta de agua.
Los secanos que cada vez son más, verían con buenos ojos la llegada de este cultivo y desde IberoPistacho lo apoyamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ir arriba