Cómo saber si una finca es apta para plantar pistachos

Ya sea porque tienes un terreno que quieres rentabilizar o porque vas a comprar una finca, querrás asegurarte que es apta para plantar pistachos. 

Es importante que antes de lanzarte a plantar, te asegures de que ese terreno cumple las condiciones que hacen viable el cultivo del pistacho si no quieres arriesgarte a que acabe saliendo mal. 

En este artículo te contamos las condiciones que debe cumplir una finca para que el cultivo del pistacho sea viable.

En este artículo aprenderás:

Requisitos de una finca para cultivar pistachos

Una finca debe cumplir una serie de condiciones para que el cultivo del pistacho pueda desarrollarse y sobre todo alcance una gran rentabilidad. 

Imagina que te lanzas a plantar sin asegurarte que un terreno es apto para el pistacho. Puede pasar que la zona sea propensa a que haya heladas en primavera y pierdas parte o toda la cosecha. O puedes encontrarte que el suelo no drena bien el agua y las raíces del árbol acaben muriendo asfixiadas.   

En definitiva puede ser que pierdas parte del dinero que has invertido. 

Por eso es importante, y nosotros siempre insistimos, que analices si la finca es la idónea para plantar. 

Para determinar si un terreno es apto debes tener en cuenta estos dos factores claves: el clima y el suelo.  

Vamos a explicarlos con detalle. 

Clima

El clima es quizás el factores más importante para saber si una finca es apta para el cultivo. 

El pistachero necesita inviernos muy fríos y veranos largos y calurosos. Es un árbol muy resistente a altas temperaturas pero muy sensible a la humedad.  

Por eso el primer paso será hacer un estudio de clima en la finca. 

En este estudio debes analizar estos parámetros:

  • Temperatura media en invierno y verano
  • Horas de calor y de frío al año
  • Humedad relativa
  • Pluviometría

Temperatura y horas

En este estudio primero deberás obtener la temperatura media de la zona donde se ubica la finca. La temperatura media durante el invierno deberá ser mayor a 27º durante el verano y menor de 7º durante el invierno. 

En el estudio de la temperatura también debes tener en cuenta las horas de frío, que serán entre 700 y 1.500, y las horas de calor al año, más de 3.000. 

Por último, la posibilidad de que en esa finca haya heladas tardías en los meses de primavera que puedan estropear el fruto. 

Humedad relativa

En este análisis del clima también debes analizar la humedad relativa en los meses de primavera y en los meses de verano respectivamente. 

Por un lado, en los meses de floración, la humedad relativa debe ser superior al 50%. Esto es porque si en una zona la humedad es muy baja, se reduce la posibilidad de que las flores retengan el polen. 

Por otro lado, en los meses de verano la humedad no puede ser más del 50% para evitar la aparición de hongos que causan enfermedades al pistachero.

Pluviometría

El siguiente punto de este análisis del clima es la cantidad de precipitaciones en los meses de primavera, cuando se da la época de floración y polinización, y en septiembre, cuando empieza la recolección. 

Una cantidad excesiva de lluvia puede dar lugar a la propagación de hongos que pueden llegar a estropear el fruto. 

Aunque la lluvia no es impedimento para plantar pistachos, sí que puede determinar si el cultivo sería lo suficientemente rentable o no a la larga ante la posibilidad de perder gran parte del fruto. 

El tipo y el estado del suelo

El siguiente factor determinante es el tipo de suelo que tenga la finca y el estado en que se encuentre. Para saber si el suelo de la finca es apto, tendrás que tomar muestras de tierra y mandarlas al laboratorio a analizar. 

En este análisis del suelo debemos tener datos sobre:

  • Textura de suelo
  • Acidez del suelo
  • Presencia de hongos

Textura del suelo

Como en otros cultivos, el tipo de suelo es muy importante a la hora de plantar pistachos. 

El pistacho prefiere los suelos con textura media, los llamados suelo francos o franco arenosos. Estos suelos tienen unos niveles equilibrados de arcilla, arena y limo. 

Si estás ante un suelo con un porcentaje de arcilla mayor del 35%, puede pasar que, al regar o con la lluvia, se formen charcos que asfixien las raíces del árbol. 

El suelo que sea demasiado arenoso no retendrá el agua ni los nutrientes necesarios para que el pistachero crezca y dé fruto.

Acidez del suelo

Cuando analices la tierra debes tener en cuenta el pH para medir la acidez del suelo. Si tienes un pH bajo estás ante un suelo ácido. Y cuando el nivel de pH es alto, es un suelo que no presenta acidez, es decir, un suelo alcalino. 

El pistachero prefiere suelos alcalinos, pero es verdad que se adapta bien a suelos levemente ácidos. 

Pero no demasiado, ya que un suelo excesivamente ácido tiene una falta de nutrientes que no permite el buen desarrollo de la planta. Además puede haber metales que intoxiquen el árbol.

Presencia de hongos

Otra de las cosas que debemos mirar en el análisis de tierra es el estado en que se encuentra el terreno. Especialmente si antes ha tenido otro cultivo como el cereal o la vid. 

Puede ser que haya hongos, como el Verticillium que es especialmente agresivo con el pistachero, presentes en el suelo que infecten los árboles al tiempo de haber plantado. Esto pasa sobre todo cuando anteriormente había otro cultivo plantado, aunque fuera hace muchos años.

¿Qué pasa si la finca no cumple estos requisitos?

Aquí te hemos detallado qué condiciones óptimas debe tener una finca para plantar pistachos y que obtengas la máxima rentabilidad. Y esto está bien si puedes elegir entre un terreno u otro, y seleccionar el que más se adapte.  

Pero, ¿qué pasa si ya tienes la finca pero no cumple estas condiciones? ¿Puedes seguir adelante con la plantación?

La respuesta es Sí… pero con precaución.  

Puede pasar que tu finca no cumpla al 100% estos requisitos, pero que siga siendo viable la plantación de pistachos. Pero eso sí, para sacarle el máximo beneficio deberás adaptar la variedad, los trabajos previos y el tipo de plantación, a los resultados obtenidos en los análisis. 

Pero si la finca no cumpliese la mayoría de estos requisitos, no sería viable plantar pistachos y deberás optar por otro tipo de cultivo. 

Conclusión

Asegurar tu inversión y tu plantación de pistachos pasa por hacer un análisis previo de las condiciones de la finca. Esto te evitará problemas futuros y conseguirás obtener una mayor producción si adaptas la plantación a las circunstancias del terreno. 

Nosotros podemos ayudarte a saber si tu finca es apta para plantar pistachos con una consultoría, en donde estudiamos el suelo y el clima del terreno y diseñamos la plantación para que se adapte a éstas condiciones. 

Descubre los planes de consultoría

Comparte conocimiento:

¿Necesitas ayuda?

Ponte en contacto con nosotros si necesitas ayuda para saber si tu finca es apta para plantar pistachos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ir arriba