Partes del fruto de pistacho y consumo

Partes del fruto de pistacho y consumo

Muchos de vosotros ya estaréis pensando en la próxima campaña de fruto de pistacho, y es que todas las partes del fruto de pistacho nos encantan. El fruto de pistacho es un fruto seco de tamaño pequeño o mediano, dependiendo de la variedad de la planta, que también determina si la semilla será más redondeada o alargada. La semilla, de color verde

amarillenta, es la parte comestible, recubierta por una cáscara dura, delgada y de color marrón claro, llamada endocarpio.

Esta cáscara, cuando el fruto alcanza el momento de la recolección, se abre de manera abrupta.

El pistacho abierto es una cualidad determinante, ya que representa más valor económico que el resto de la cosecha, en definitiva, el pistacho abierto se paga mejor.

El pistacho cerrado se paga peor, teniendo un precio equiparable al fruto manchado.

Los pistachos nacen en racimos, al igual que las uvas en las viñas. La cáscara marrón está recubierta a su vez por otra fina cáscara carnosa, con dos capas: epicardio y mesocarpio, que recubre la cáscara dura.

Este pellejo es de color amarillento verdoso cuando el fruto está formándose, alcanzando un tono rosado cuando el fruto madura.

¿Cuándo ha madurado el fruto?

Este cambio de color a finales del mes de agosto, solo ocurre en las vainas que poseen fruto, es decir, aquellos frutos vacíos no cambian la tonalidad de su cáscara externa, lo que puede generar confusión al decidir en momento idóneo de la recolección. De forma que, sabemos que el fruto está listo para ser recogido cuando el sesenta o setenta por ciento de los frutos de un racimo desprendan fácilmente su cáscara al ser presionada entre los dedos índice y pulgar.

La recolección del pistacho ¡todo un arte!

A la hora de recolectar el fruto, debe actuarse con rapidez y pelar la cosecha antes de veinticuatro horas, para obtener así una cáscara lo más blanca posible, que aumentará su valor en el mercado. Todas las partes del fruto de pistacho son importantes, desde que el primer fruto aparece en el árbol. Si el fruto no es tratado correctamente, aparecen los frutos peludos, es decir, aquellos a los que se les, ha adherido el pellejo a la cáscara. También es posible que, aunque el pistacho sea pelado correctamente y en tiempo, el fruto aparezca manchado, esto puede deberse a condiciones climatológicas determinadas durante la época de maduración como, por ejemplo, una fuerte granizada.

Extracción del pistacho

Todas las partes del fruto de pistacho son aprovechadas. Aquellos frutos que han quedado cerrados pero que poseen semilla en su interior, se pasan por la máquina rompedora (descascaradora), de forma que la cáscara se elimine. Sin embargo, algunas variedades poseen una cáscara dura más flexible que otra, por lo que la extracción del grano es un proceso complejo. Al igual que el cerrado, el fruto que posee una cáscara manchada también suele pasar por la máquina rompedora, puesto que, aunque estéticamente el pistacho no sea apto para aperitivo, el grano no tiene porqué, estar dañado y puede comercializarse para la elaboración de otros subproductos de pistacho.

La semilla es rica en proteínas, posee una gran cantidad de fibra, ácido fólico y grasas beneficiosas para nuestra salud. Lo habitual, hasta el momento, ha sido que este fruto se consuma con cáscara en aperitivo, tostado y salado. Mientras que la semilla en crudo se emplea para elaborar otros alimentos, como helados, aceites, dulces, etc.

El pistacho nuevo componente de la cocina mediterránea

Introducir este producto en nuestra cocina es muy sencillo y además, muy beneficioso para nuestra salud, ya que reducen el colesterol “malo” y aumentan el bueno, nos aportan antioxidantes como las vitaminas A y E, ayuda a prevenir la diabetes tipo 2, a mejorar la producción de hemoglobina en nuestra sangre debido a la aportación de vitamina B6, etc.

Podemos tostar los pistachos en casa de forma artesanal o bien pelarlos de forma que queden repelados, es decir, sin la piel, y sean mucho más estéticos para la introducción de estos en ensaladas, postres y otros platos.

La comercialización del pistacho

Por lo general, el pistacho puede comercializarse tanto al por mayor como al por menor, existiendo múltiples subproductos derivados de este fruto seco. Los más habituales son el pistacho tostado y salado con cáscara, que podemos encontrar en múltiples formatos en las estanterías de cualquier comercio: ya sea en bolsas de distintos gramajes, en botes de otros materiales como cristal o bien en sacos, a granel, pudiendo el consumidor, así, elegir la cantidad adecuada en cada momento o para cada familia.

Usos múltiples del pistacho

Pero cada vez más están apareciendo en las estanterías de los comercios pistachos crudos tanto con cáscara como en grano. Con este último encontramos productos ya preparados como la pasta de pistacho, la crema de pistacho y cacao, el aceite de pistacho. Además, también se está introduciendo en otros sectores, como el sector cosmético donde ya se introduce el pistacho en determinados aceites, cremas y lociones corporales, para aprovechar todas las cualidades que posee este fruto.

Quizá hasta ahora no encontrábamos pistachos en las despensas de los consumidores españoles, pero este fruto seco, está despertando un gran interés tanto entre los productores, que ven en este cultivo un modo alternativo de poder mantener rentabilidad en sus campos, como para los consumidores, que son cada vez más conscientes de los beneficios que esta pequeña semilla puede aportar en nuestra salud con un consumo regular.

Apuesta por lo ecológico

Además, productores y consumidores, apuestan ya por un pistacho ecológico, que crece respetando el medio ambiente y buscando disminuir su huella en el entorno, aprovechando al máximo cada gota de agua y eliminando ciertos productos fitosanitarios que pueden resultar perjudiciales para la salud, generando, además un fruto con unas condiciones organolépticas, de sabor y de textura que el consumidor también valora, estando dispuesto a pagar un precio más elevado si el fruto de pistacho posee estas características.

Conclusiones

Como bien se ha expuesto, el fruto del pistacho está compuesto de diferentes partes, como en cualquier fruto.
Todo se aprovecha, y la explicación es la siguiente:
1. Pepita o semilla, es para consumo humano en diferentes formas y maneras.
2. Cáscara dura, para biomasa.
3. Cáscara blanda, para consumo animal.
La explicación ha sido básica, sin tecnicismos y con el entendimiento que todo es aprovechable.

1 comentario en “Partes del fruto de pistacho y consumo”

  1. Pingback: ▷ ÁRBOL DEL PISTACHO: una especie dioica 🌱

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Ir arriba